Dos fallos imperdonables de los gimnasios low cost

gimnasio-low-cost

Todos los conocemos y muchos rehuimos de los gimnasios low cost por muchas razones y preferimos otra clase de gimnasios, más caros, eso sí, pero la calidad va acorde con el precio que se paga de manera mensual y no tienen los fallos con los que cuentan muchos de estos gimnasios que tan de moda están últimamente.

Dos errores imperdonables

Puede que estés interesado en comenzar en el mundillo del culturismo y te veas tentado por algunas de las ofertas que se ven en muchas ciudades de España. Los gimnasios low cost, muy baratos pero escasos en muchas cosas, algo que al final hace que uno piense en dejarlo al poco de comenzar.

El primer error garrafal que tienen muchos de ellos es que cuentan con muchas máquinas y muy poco peso libre, algo que condiciona desde el principio, sobre todo que el peso libre que hay, siempre o casi siempre está ocupado y cuando tenemos acceso a él, descubrimos que no tienen apenas discos y que las mancuernas son casi de juguete.

El otro error está relacionado con el abaratamiento de costes al ser un gimnasio low cost. Han ahorrado tanto, que por norma general el monitor brilla por su ausencia, es decir, no tienen y lo han cambiado por una pantalla que va diciendo lo que hay que hacer. Sin duda, estos gimnasios valdrán para quien no es demasiado exigente y le basta con hacer cinta y cardio dos veces a la semana, pero para entrenos serios, no valen.

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario