Tres excesos que cometemos en el gimnasio

Cuando entrenamos en el gimnasio podemos cometer fallos que harán que no consigamos nuestros objetivos o que podamos lesionarnos. Uno de esos fallos son los excesos en el gimnasio, es decir, entrenar demasiado o coger más peso del que nos corresponde, algo de lo que no siempre somos conscientes y que entorpecerá nuestros entrenamientos.

Entrenar con demasiada carga

Es habitual ver a compañeros en el gimnasio levantando un peso que no les corresponde, retorciéndose y dejando atrás la técnica por levantar un exceso de peso que se suele relacionar con el mito de un mayor avance en el crecimiento muscular pero que en la mayor parte de los casos acaba en lesión y en una penosa ejecución del ejercicio.

Igual ocurre con el entrenamiento aeróbico, donde se puede poner una intensidad demasiada elevada que hará que a los pocos minutos no podamos continuar con el ejercicio, perdiendo por tanto el ejercicio ese componente aeróbico y pasando a ser anaeróbico. Aeróbico significa poder hacer la actividad durante mínimo 30 minutos a un ritmo cómodo.

Entrenar demasiado tiempo

Otro exceso común, sobre todo en la gente novata que empieza a entrenar porque quiere ver resultados rápidos y cree que a mayor tiempo en el gimnasio mayores serán los resultados. Entrenar demasiado tiempo es sinónimo de fatiga, agotamiento y dificultades a la hora de recuperar, consiguiendo todo lo contrario, entorpecer al organismo para que pueda avanzar en su rendimiento.

Estar más de dos horas en el gimnasio (siempre que estemos entrenando y no hablando) suele ser un exceso, sobre todo en las personas que acaban de empezar. Con una hora se suelen hacer las rutinas de sobra, y si queremos hacer un poco de más tiempo siempre podemos doblar entrenos mañana y tarde, para así dar margen de recuperación al organismo.

Pasarnos con las clases colectivas

Sobre todo si ya hemos realizado nuestra rutina de pesas. Es habitual ver a gente como después del entrenamiento de pesas va a la clase de spinning por eso de: “definir músculo”. Después de las pesas el músculo necesita alimentos y descanso para crecer, no seguir machacándolo una hora más a una intensidad apreciable.

También se comete el exceso de hacer dos o más clases colectivas el mismo día y una detrás de otra. Estamos en las mismas, después de haber realizado una activida a una intensidad notable el cuerpo necesita descansar. Si hemos hecho la clase a baja intensidad nos podemos permitir otra más, pero en la mayor parte de situaciones al acabar la clase lo mejor que podemos hacer es estirar y descansar.

Por desgracia estos tres excesos se suelen cometer de forma habitual en los gimnasios, sobre todo fruto de las prisas a la hora de muscular o querer mejorar. No olvidemos que para mejorar la salud y el rendimiento tan malo es entrenar poco como mucho, que nos puede causar un estado constante de agotamiento. ¿Conoces algún otro exceso que se de en tu gimnasio?

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario

Pulsa Like para leer el articulo.
Ayúdanos a seguir ofreciendo contenido de calidad.