Pensamientos que pueden desanimarnos en el gimnasio

Al gimnasio asisten muchas personas con diferentes intereses y características, quizá por eso, al momento de compartir un mismo lugar pueden surgir en nosotros pensamientos o ideas negativas que pueden desanimarnos en el gimnasio y que por ello, debemos erradicarlos.

Después de todo, cuando compartimos una habitación en la cual entrenamos con muchas personas inicialmente extrañas para nosotros, es de esperar que surjan los siguientes pensamientos que debemos desechar de nuestra cabeza para no desanimarnos y progresar con el ejercicio:

  • “Todos están en mejor estado que yo”: aunque es algo que podemos pensar, no siempre lo podemos confirmar, pues a simple vista no se puede hablar del estado de salud o de la forma física de una persona. Además, debemos comprender que todos comenzamos alguna vez y hasta sumergirnos en un entrenamiento con fines específicos no logramos superar nuestros propios errores cada día con la experiencia. No dejes que los gestos o la apariencia física de los demás condicione tu actividad.
  • “No tengo idea lo que estoy haciendo”: todos cuando queremos aprender algo partimos de no saber nada, por ello, si tu desafío es iniciarte en una sesión de yoga y no conoces al respecto, no dejes que la falta de conocimiento te invalide, sino úsalo a tu favor para recibir experiencias, abrir los oídos y seguir los consejos de aquellos que más saben. No te desanimes, todos empezamos sabiendo “nada”.
  • “No coordino, soy muy torpe”: la coordinación también se entrena y mejora con el día a día, por eso, compararnos con el resto si no conocemos los movimientos que debemos hacer o la técnica de un baile o de determinado ejercicio, no podemos hablar de torpeza, sino que sólo falta conocimiento, asesoría y práctica. La paciencia en este caso puede ser la mejor arma, por eso, no te desanimes con este pensamiento, simplemente piensa que el aprendizaje se logra en el tiempo.
  • “Esto no es para mi”: lejos de desanimarte, esto puede ser un indicador válido para tí. No todas las personas somos aptas para jugar fútbol o para danzar con movimientos técnicos, por ello, mejor buscar una actividad en la cual experimentemos comodidad, veamos progreso y disfrutemos al hacerlo. Eso sí, no tomemos decisiones apresuradas, como hemos dicho antes, todo es cuestión de aprendizaje y paciencia.

Estos pensamientos que pueden desanimarnos en el gimnasio suelen aparecer en los primeros días de actividad, por eso, debemos erradicarlos con fundamento si queremos dejar de ser principiantes y ubicarnos en la posición que creemos, ocupan el resto.

Artículo Original

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario