No es lo mismo volumen que peso

Ante la presencia de muchos tratamientos estéticos reductores las mujeres se desilusionan cuando ven que la báscula no se ha modificado a pesar de tener 2 cm menos de alguna circunferencia de su cuerpo. Lo mismo sucede cuando comenzamos a entrenar y no vemos cambio alguno en nuestro peso pero si percibimos que los pantalones quedan un poco holgados.

Lo que sucede es que no es lo mismo volumen que peso, es decir, si reducimos volumen no implica que vayamos a perder peso, como así tampoco significa que estamos haciendo mal las cosas. El volumen está dado por el espacio físico que ocupa un cuerpo, mientras que el peso es una cosa distinta y puede variar en función de la densidad de dicho cuerpo.

Por eso, volumen y peso no van de la mano siempre, sino que si incrementamos el músculo del cuerpo y reducimos circunferencias pero no reducimos peso, estamos ante un claro ejemplo de diferencias en las densidades, ya que el músculo ocupa menos espacio a igual peso o lo que es igual, es más denso. Fíjense en la siguiente imagen que representa 1 kg de grasa y la misma cantidad de músculo.

Es claro que el músculo ocupa menos volumen que la grasa a igual peso, por eso, no siempre debemos mirar la báscula, sino ésta y las circunferencias del cuerpo, el volumen. Asimismo, si vamos por un tratamiento reductor, es decir, que reduce centímetros de cadera u otra parte del cuerpo, no debemos esperar un descenso de peso, excepto que estemos haciendo un tratamiento integral para adelgazar.

Saber que no es lo mismo volumen que peso es fundamental para no frustrarnos ante determinados tratamientos como así también, sirve para no confundirnos y buscar la mejora de la salud a expensas de ganar músculo y perder grasa sin importar lo que indique la báscula.

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario