Iniciándonos en el entrenamiento con pesas

Como cualquier persona, tú puedes estar justo en este momento emocionado porque quieres iniciar tu entrenamiento con pesas para verte tan grande y musculoso como el tipo de la película que viste en el cine hace un par de días.

Te has puesto a fantasear con la idea y has tomado la decisión de comenzar lo antes posible, y como yo se que es así, te pido por favor te detengas un momento y tomes en cuenta los siguientes detalles que te van a ayudar en tu gran inicio en el camino a ponerte grandote como sueñas.

Acomódate frente a tu monitor y lee los siguientes párrafos con atención, quizá hayas olvidado alguna cosa en esa pequeña carrera que has comenzado.

¿Cuál es tu estado de Salud?

Antes de iniciar cualquier tipo de entrenamiento es necesario considerar la condición física. No es igual el entrenamiento para una persona que jamás ha practicado algún deporte que el de alguien que lo practica o lo hizo en algún momento de manera regular.

Acudir a un médico para determinar cual es tu estado de salud es el primer paso a seguir. El especialista dirá cual es el entrenamiento que puedes realizar sin perjudicarte. Esto es especialmente importante para quienes ya pasamos de los 30 años de edad, o para quien tenga algún antecedente médico.

Con esa información en mano puedes comenzar a planificar tu rutina, evitando complicaciones que luego podrían degenerar en males mayores y no en beneficio para ti.

¿Dónde entrenar?

No es necesario acudir a un gimnasio grande con máquinas sofisticadas y llamativas, basta uno que tenga la dotación básica; mancuernas, pesas con barras, discos de diferente peso, varios tipos de bancos y algún otro aparato que complemente el entrenamiento.

Por norma el gimnasio debe disponer de baños con duchas y gabinetes o escaparates para guardar tus pertenencias mientras entrenas.

Todo lo demás es opcional y a gusto de cada quien, no está nada mal que se disponga de un sauna, de una sala de vapor y de un área para ejercicios aeróbicos, los agregados van a depender siempre de que tanto puedas pagar por los servicios que te presta el local.

¿Qué ropa usar?

Usa preferiblemente ropa fresca y cómoda que facilite los movimientos, un  pantalón corto y una camiseta de algodón son perfectos. La ropa ajustada no es apropiada porque interfiere con la circulación sanguínea.

Complementan tu atuendo para entrenar, los calcetines y un par de zapatillas de buena calidad. Deja en el armario relojes, anillos, cadenas y cualquier otro accesorio; solamente sirven para limitar el entrenamiento e inclusive podrían ocasionarte alguna lesión.

¿Sólo o acompañado?

Al principio no es muy necesario contar con un compañero de entrenamiento, sin embargo a medida que se avanza, será de gran utilidad, no solo para ayudarte en las rutinas, si no también a incentivarte, lograr la camaradería y la sana competencia.

¿Quién me dirá como entrenar?

Es de suma importancia contar con un instructor capacitado y con experiencia en esto de entrenar con pesas. El entrenador es el encargado de velar por la correcta ejecución de los ejercicios, el buen desenvolvimiento de tus rutinas y progresos.

¿y si sudo mucho?

Mientras entrenas sudas, mientras sudas mojas los equipos y maquinas que usas. Es muy desagradable, por no decir poco higiénico, usar una máquina o banco que alguien haya dejado impregnado de sudor. Usa una toalla tanto para secarte como para secar los equipos, eso demuestra tu higiene y preocupación por los demás.

¡Tengo sed!

Al sudar te deshidratas, si no se reponen los líquidos y electrolitos perdidos, el entrenamiento puede verse limitado o generar complicaciones orgánicas. Lleva contigo una botella con agua o bebida hidratante, bebe pequeños sorbos entre ejercicios.

¡Tengo heridas en las manos!

Usa guantes. Puedes evitar la aparición de ampollas, callos y heridas; prefiere los de neopreno, no absorben malos olores y dan mejor agarre de los equipos.

¡Ay, Me duele la espalda!

Cuando comienzas a entrenar los pesos a levantar son pocos, sin embargo debes proteger la integridad de tu columna vertebral y la posible aparición de dolores lumbares innecesarios o hernias. Usa un cinturón cuando levantes pesos con movimientos que causen cargas a la zona lumbar.

¡Se me olvidó que pesos estaba levantando!

Lleva una libreta de apuntes. Te permitirán evaluar, de forma cuantitativa y real, la evolución de tus progresos, anota todo lo relativo a series, repeticiones y pesos. Incluye un registro mensual de tus medidas corporales, así sabrás con certeza los resultados que obtienes.

¿Por qué nadie se me acerca?

No seas el maloliente del gimnasio, usa desodorante antes de comenzar tu rutina, los olores corporales fuertes pueden ofenden a los demás y quizá sean la causa por la cual nadie se te acerca a menos de dos metros de distancia.

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario