Cuidado con los atracones de gimnasio

El tiempo es lo que a la mayoría de nosotros nos falta a diario, ya que el ritmo de vida, las prisas, el trabajo, las obligaciones domésticas… nos impiden hacer todo lo que queremos. Este hecho es el culpable que en la mayoría de los casos dejemos de lado los entrenamientos diarios. Esto para muchos supone un problema porque rompe el ritmo de los entrenamientos y descuadra las tablas planificadas para esa semana. Estas personas lo que hacen en la mayoría de los casos es querer recuperar todo lo perdido en una sola jornada, por ello en este post queremos ver qué repercusiones tienen los atracones de entrenamiento en nuestro cuerpo y si son o no efectivos.

Constantemente hemos comentado que los excesos no son nada recomendables en ninguna de las parcelas de nuestra vida. En el deporte sucede lo mismo, y es que el exceso nunca es bueno, ya que lo importante es saber dosificarlo. La amenaza del sobreentrenamiento y de la fatiga está siempre al acecho y puede jugar en nuestra contra a la hora de obtener una los beneficios que estamos buscando a la hora de practicar deporte. Por ello en esta ocasión lo que queremos es dar algunos consejos para evitar los atracones a la hora de practicar deporte.

Normalmente solemos darnos atracones como respuesta a un cargo de conciencia por no haber dedicado el tiempo necesario para cumplir con todos los objetivos semanales que nos indica nuestra tabla de entrenamiento. A veces las tablas no son para nada adecuadas ni se ajustan a la realidad de las personas a las que se les aplican, por ello debemos adoptar otro tipo de tablas que se ajusten a nuestro modo de vida y que no nos pidan más de lo que estamos dispuestos a dar, ya que esto nos creará una situación de ansiedad que se traducirá en atracones el día que acudamos al gimnasio para poder cumplir con la tabla establecida.

Entrenar dándonos atracones traerá consigo algunas consecuencias como sobrecarga muscular que puede acabar en molestias, dolores e incluso lesiones que a la larga nos frenarán más en nuestro desarrollo. Lo mismo sucederá con las agujetas, ya que después de un largo periodo sin entrenar y al regresar de manera fuerte como si no hubiera pasado el tiempo, y encima de manera casi espartana, conseguiremos que las agujetas sean tan fuertes que al día siguiente no podamos ni movernos y debamos estar más días sin entrenar hasta recuperarnos de los dolores.

Para evitar los atracones en el gimnasio es esencial tomarnos con calma los entrenamientos y saber hasta donde podemos llegar en cada momento. Llegar a un equilibrio y sobre todo tener en cuenta nuestros músculos, y es que los atracones, al contrario de lo que muchos piensan, no son beneficiosos para conseguir un buen desarrollo muscular, pues además de los peligros descritos anteriormente, la ejecución de los ejercicios no será la adecuada.

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario

Pulsa Like para leer el articulo.
Ayúdanos a seguir ofreciendo contenido de calidad.