Cosas a tener en cuenta al cambiar de gimnasio

El gimnasio es un lugar en el que pasamos muchas horas de nuestra vida realizando ejercicio. Es por ello que su elección es muy delicada y debemos reflexionar sobre ella, ya que aunque lo parezca, no todos los gimnasios son iguales, sino que cada uno tiene una serie de pros y contras. Cuando no estamos en ningún gimnasio es más sencillo elegir, pues no tenemos punto de referencia con el que comparar, pero cuando queremos cambiarnos de gimnasio es necesario que tengamos algunas cosas en cuenta, y por ello queremos resaltarlas.

En primer lugar debemos realizar un ejercicio de reflexión. A la hora de cambiarnos de gimnasio nos puede seducir la idea de irnos a otro gimnasio nuevo, con instalaciones más nuevas. Esto suele pasar así porque ya estamos acostumbrados a nuestro viejo gimnasio, pero debemos analizar si realmente las máquinas son tan viejas e inútiles. Es necesario que nos fijemos en la cantidad de cargas que tienen, la usabilidad, la adaptación a nuestro cuerpo… Nunca el diseño ni la novedad deben ser determinantes.

El trato personal y la presencia de monitores de sala y de compañeros de entrenamiento es también algo que debemos tener presente, ya que en el gimnasio en el que nos encontramos solemos tener nuestro grupo de amigos a la hora de entrenar, y más cuando llevamos un cierto tiempo. En el nuevo gimnasio este grupo no existe, con lo que debemos empezar de cero y quizá esto nos frene en el desarrollo de las actividades habituales de entrenamiento, ya que mientras conocemos gente y demás no trabajaremos con la misma intensidad. Lo mismo sucede con los monitores de sala, y es que debemos fijarnos muy bien en si nos ayudarán en todos los sentidos, que es lo que necesitamos si queremos seguir creciendo.

Cuando comenzamos a entrenar en cualquier nuevo gimnasio es necesario que tengamos en cuenta nuestro nivel físico y el tipo de entrenamiento que realizamos, ya que no siempre ese gimnasio va a cumplir las expectativas que tenemos. Por ello es necesario saber si las cargas que nos ofrece el nuevo gimnasio serán las adecuadas para nuestra manera de entrenar, si las máquinas serán suficientes, si tiene una buena oferta de actividades aeróbicas… Estos puntos debemos sopesarlos detenidamente, ya que será la base para que el cambio sea productivo y a mejor, nunca para retrasar nuestro desarrollo.

Es muy importante que a la hora de cambiarnos de gimnasio repasemos todos los puntos que pueden estar a favor y en contra. Es cierto que a veces cambiar de aires, de máquinas y de tipo de rutina es la mejor manera de seguir evolucionando, pero en la mayoría de los casos la costumbre termina pudiendo, y por ello es importante que hagamos un acto de reflexión y veamos unas variables y otras.

Artículo Original

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario

Pulsa Like para leer el articulo.
Ayúdanos a seguir ofreciendo contenido de calidad.