Cómo ejercitar la espalda

La espalda es una de las zonas del cuerpo que más debemos cuidar cuando hacemos ejercicio físico. Con una espalda bien trabajada y en forma conseguiremos potenciar la definición de otras partes importantes de la musculatura de nuestro cuerpo como son los brazos.

¿Cuáles son los mejores ejercicios para la espalda?

Para el fortalecimiento de esta parte del cuerpo es importante tener en cuenta la gran cantidad de ejercicios que hay, como por ejemplo el remo, tanto el sentado con polea como el que se hace con barra.

El remo sentado con polea tiene como principal objetivo el de fortalecer la musculatura gracias a las máquinas y se hace un movimiento muy similar al que haríamos si estuviésemos en una barca o un kayak por ejemplo.

entrenamiento-de-espaldaCon este ejercicio se trabaja el trapecio, redondo mayor, deltoides posteriores y el dorsal ancho. Para hacerlo correctamente hay que tener la espalda recta y el pecho un poco hacia afuera.

Por otro lado, el remo con barra requerirá de rodillas un poco flexionadas, inclinar la espalda hacia adelante y sacar un poco los glúteos. Con una barra situaremos las manos a una anchura un poco superior a la de los hombros y con los codos en flexión debemos elevar la barra hasta la altura del ombligo para después volver a la posición inicial.

Los ejercicios de peso muerto nos ayudarán a fortalecer mucho los lumbares. Colocaremos a nuestros pies una barra con un peso que podamos levantar y colocaremos nuestros brazos separados con un ancho similar al de los hombros para agacharnos y sujetar la barra.

Dejaremos caer todo el peso de la espalda, subiremos la barra hasta la vertical y repetiremos el movimiento volviendo a agacharnos para colocar nuestra barra en el suelo.

Pero si hay un ejercicio por excelencia para trabajar la espalda ese son las dominadas. Es importante que nuestras manos permanezcan separadas en el agarre y con la fuerza de la espalda y los brazos levantaremos el peso de todo el cuerpo. No hay que abusar mucho de este ejercicio para no provocar lesiones, pero sí incluirlo de vez en cuando, o pedir que el monitor nos lo incluya, en nuestras rutinas de ejercicio cada vez que vamos al gimnasio.

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario