Cuidando las articulaciones de la rodilla

Las articulaciones son una de las partes del cuerpo con la que más cuidado debemos tener cuando hacemos ejercicio. Podemos lesionarnos en un hueso y éste suelda, pero si sufrimos una lesión articular, su recuperación, aunque se sigan todos los pasos recomendados por el médico facultativo, puede no salir como se espera. Por ello, siempre que tengamos las articulaciones hinchadas debemos dejar de hacer ejercicio y evitar que esa hinchazón vaya a más.
ejercicio-de-rodilla
Por ejemplo, si soléis trabajar el tren inferior, una de las articulaciones que más trabaja y que cargan con el peso del cuerpo más que el que se levanta, son las rodillas, las cuales debemos cuidar al máximo. En caso de que se nos hinchen, estemos o no haciendo ejercicio, el médico debe conocer de primera mano cuál es el origen de esta hinchazón para darnos un diagnóstico y un tratamiento a seguir.

Lo normal es que nos recete antiinflamatorios no esteroideos y en caso de que nos sea algo demasiado serio en unos días ya estaremos recuperados, pero tendremos que controlar el impacto sobre ellas mientras corremos y quizá tengamos que cambiar de calzado o intentar levantar menos peso o darles menos resistencia para que no empeoren.

El hielo puede ser otro de los métodos más adecuados para reducir la hinchazón articular, en este caso la rodilla, sobre todo si ha sido provocada por un golpe fuerte. Nunca hay que poner hielo directamente sobre la piel porque éste podría quemarla, siempre dentro de una bolsa o mucho mejor, con paños.

Un masaje realizado con aceite de oliva es también bastante recomendable, eso sí, sin apretar demasiado la zona porque seguramente estará dolorida. Este ingrediente tiene propiedades antiinflamatorias y con un masaje, además de hacer que la hinchazón se reduzca, reactivaremos la circulación sanguínea en esta zona.

Articulos relacionados:

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook

Sin comentarios... Animate y escribe un comentario!

Deja tu comentario